Portada » Arte y Cultura » Badsura, murales de fe y esperanza

Badsura, murales de fe y esperanza

El arte siempre será una manera de trascender con mensajes a la humanidad. Así lo demuestra Badsura un artista que pinta murales de fe y esperanza en Venezuela, y poco a poco recorre el mundo.

Badsura es solo el seudónimo o alias con el que es conocido el talentoso Wolfang Salazar. Este es un joven artista venezolano que se siente aferrado a su identidad nacional.

Una manera de explicar su seudónimo en el mundo de las artes, en sus propias palabras se refiere a:

«Cuando comienzo a pintar la gente tiene cara seria, no lo comprende, se abstrae y comienza a criticar la acción. Por eso el tema de Badsura. La gente me critica, dice una cantidad de cosas y después termina alabando el trabajo. Entonces ahí es cuando me rebelo y digo: bueno, esta es la clase de basura que hago. Es una forma contestataria de crear», dice.

Es importante destacar que el mundo de las artes a veces es tan flexible, abierto, pero sobre todo requiere de valentía para querer mezclar, componer, y desarrollar la sensibilidad.

No toda de obra es comprendida por los espectadores, no siempre la interpretación que se hace a una de arte es la mejor.

 

 

Obras de arte, en una galería permanente sin intermediarios

Este hombre hacedor de artes a través de murales plasma diferentes temáticas relacionadas con la idiosincrasia propia de los venezolanos. Particularmente, emplea la técnica del grafiti.

Su inspiración y sitio de trabajo son las amplias calles de Caracas, sobre todo aquellas que no están en las mejores condiciones.

Sin embargo este artista con su carisma, ingenio pero sobre todo talento recobran vida, color, luz y proyecta un mensaje de paz, fe y esperanza.

Igualmente, el crecimiento como profesional de las artes depende de las experiencias que va entre usar diversas técnicas y crear obras que tengan originalidad y genialidad.

Es importante destacar, que Badsura realmente es profesional en las áreas de publicidad y mercadeo y sus raíces en el arte provienen del diseño gráfico.

Lo más importante para él es lograr expandir su arte, mostrarlo como un proceso social.

Es por ello, que la gran Caracas le sirve de galería permanente, con un arte que se disfruta de manera libre sin entradas ni intermediarios.

Sólo basta con transitar las calles y encontrar públicamente estas obras de arte, que ilustran historias, sentimientos, emociones o son referencias de venezolanos (as) que son orgullo nacional.

 

Las paredes como grandes soportes en Badsura

El camino  recorrido como artista ha sido una experiencia que es respaldada por diferentes actividades.

Entre las que se puede detallar viajes y  eventos artísticos como exposiciones en varios países del globo terráqueo con más de una década de años en proceso.

Sin embargo, para Badsura su mayor hazaña es lograr utilizar la pared como soporte para generar una obra de arte donde el espectador la vea, la disfrute y sobretodo logre identificarse con ella.

Indudablemente, se requiere tener una visión bastante amplia y clara para aprovechar cada espacio de ese soporte y generar una obra ejemplar.

Cada obra de arte en la pared es una experiencia nueva, un reto distinto, siempre habrá expectativas, temores, aciertos y desaciertos que asumir durante el proceso creativo.

Además que el soporte empleado se encuentra en plena calle, por donde transita tanta gente y observa de primera mano el trabajo del artista.

 

Una temática que evoca emociones y sentimientos

Hacer arte en espacios públicos tiene diversas connotaciones para algunos es una forma de expresar, para otros es sinónimo de dañar o perjudicar el espacio común.

Sin embargo, todo depende de perspectiva y la visión que tenga el artista para hacer arte en la calle.

Sobre todo, para tocar temáticas que favorezcan un dialogo entre la obra y el espectador que transita a pie.

Ahora bien, el arte a través de murales sigue siendo una ventana de encuentro entre el público y la cosmovisión del artista.

Con la libre intención de valerse de formas, colores y técnicas que entretejen una obra de arte.

En tal sentido, el soporte puede ser una pared, un banco, una acera, una calle, entre otros espacios.

El propósito común es movilizar la percepción, sentimientos y emociones de un artista sobre un tema a un espacio común, donde el ciudadano de pié hace vida a diario.

Cabe destacar,  que el arte en la calle puede ser visto como una manifestación que permite el intercambio, la crítica, el agrado o desagrado, la admiración o el rechazo.

Especialmente para este artista es vital abrazar la esencia e idiosincrasia de los venezolanos, en sus temáticas dibujando artistas, manifestaciones culturales, la naturaleza viva, hábitos, comportamientos y tradiciones.

Ciertamente, la idea de estas actividades artísticas es lograr la interacción entre espectador y la obra de arte.

En este contexto, es a partir de símbolos que se crea un discurso honrado la identidad nacional, los cuales poseen plena vigencia teniendo presente la Cosmopolitan ciudad capital venezolana.

Una inspiradora cosmovisión como artista

En palabras del joven artista, Badsura define:

“Ha habido un vacío en la propagación de lo que somos como identidad tanto en medios de comunicación como en otros espacios. Por eso decidí salir a la calle a pintar a estos personajes y lograr que las personas, en algún momento de su día, choquen con ellos, se detengan y hablen con ellos, y así yo pueda posicionar nuevamente estos valores. Esta es mi intención”…

Ciertamente, para Badsura es muy importante la promoción de los elementos que constituyen la identidad nacional en Venezuela.

Por tal motivo, las artes plásticas siguen siendo la plataforma atenta a la evolución de las sociedades para recordar a todas las generaciones respuestas a preguntas como:

¿Quiénes somos los venezolanos? ¿Cómo somos? ¿Qué nos define como venezolanos? ¿En qué creemos? ¿Quiénes nos inspira con su ejemplo? ¿Qué virtudes debemos recuperar? entre otros…

A través del arte de Badsura, cada venezolano que contempla las obras puede reencontrarse con sus raíces, idiosincrasia, con referentes de venezolanos cuyos legados son parte de la historia y cultura del país.

Algunos rostros conocidos en el arte de Badsura

Contemplar el arte venezolano es lograr sentir orgullo inmenso de sus raíces, la esencia y es contemplar en una imagen un pedazo de la identidad nacional.

En tanto entre los rostros más conocidos en el arte de Badsura, se encuentra:

La estimada Valentina Quintero una mujer admirada por promover el turismo sustentable en Venezuela, el gran Simón Díaz un gran compositor y productor musical, Juan Vicente Torrealba, un gran músico.

Igualmente, Oscar D´León, la deportista Yulimar Rojas, el Dr. José Gregorio Hernández, tradiciones ancestrales como:

La Burriquita, Los Diablos Danzantes de Yare, la flamante arepa venezolana, las guacamayas que vuelan en Caracas, la viveza criolla, entre otros temas tienen lugar en la musa de Badsura.

El arte de Badsura nace desde el dibujo libre, promueve sus experiencias para contarlas a través de sus obras de arte.

De allí nace la necesidad de colocar a través de sus imágenes un lenguaje para interactuar y propagar buenas noticias que pueden generar intercambio, conversaciones en sus espectadores.

Es de hacer notar, que para este artista la reflexión es un proceso fundamental que está presente en todo el proceso creativo de su obra.

Además, le permite crecer como profesional de las artes, para él, los artista no necesitan depender de grandes eventos como galerías y festivales para mostrar su arte.

Quizás el mejor mensaje de Badsura en cada obra de arte es hacer pensar y lograr la reflexión de sus espectadores para lograr mejores ciudadanos que amen y apuesten por su país.

Finalmente, el arte siempre será la excelente excusa para sensibilizar, amar y replantear las acciones diarias en favor de la identidad nacional.

Consulta:

https://badsura.com/badsura-y-el-muralismo-una-forma-de-dialogar-con-caracas