Portada » Maria Carolina Chapellin » Pilares de la Autoestima

Pilares de la Autoestima

La agitada dinámica que viven los seres humanos hace que en oportunidades no sean conscientes de sus emociones y sentimientos. Es por ello, que en oportunidades es indispensable revisar los pilares de la autoestima.

La autoestima es una palabra cuyo origen etimológico se deriva de la palabra auto del griego que quiere decir a uno mismo y estima del latín “valorar o dar valor”.

En consonancia con la autoestima, cuando lo expertos en psicología reciben pacientes uno de los principales motivos de consulta son problemas asociados a este proceso.

En tal sentido, es indispensable que cada persona se responda ¿Cuán valioso me siento? O ¿qué valor me doy?

Estas preguntas son necesarias puesto que de allí inicia el conocimiento sobre sí mismo, para encarar cualquier situación cotidiana.

Responder a esta pregunta ayuda a definirse y tener actitudes claras ante la vida.

Una persona con una autoestima sana es aquella que se define así mismo, como fuerte, segura, suficiente, pero lo más importante cree en sí mismo.

Dependiendo de como se valore una persona va a conectar con el temor, el miedo, la tristeza, inseguridad, la angustia o caso contrario con la templanza, fortaleza, seguridad y empoderamiento.

¿Cómo es una persona con baja autoestima?

Una persona con baja autoestima no se aprecia, se creen que no son suficientes para realizar alguna actividad, se sienten poco importantes y valiosos, y va actuar desde el miedo.

Lo más delicado de una persona con baja autoestima es que fácilmente puede anclarse a relaciones tóxicas incluso pueden ser víctimas de maltrato físico y psicológico.

Y allí es cuando se habla de dependencia emocional.

Lo más triste es que una persona con baja autoestima puede perder oportunidades de trabajo, compras y cualquier otro ofrecimiento a causa de no sentirse capaz de poder superar o enfrentar la situación.

Para este tipo de personas se requiere la atención psicológica y talleres con la finalidad de ser abordadas puesto que fácilmente pueden caer en una depresión.

En tanto la autoestima como proceso psicológico se va haciendo desde la niñez, juega un rol decisivo la crianza de los padres.

Aproximadamente, el proceso de construcción de la autoestima inicia a los cuatros años de edad,.

Sumado a ello, todas las experiencias y situaciones que vive la persona juegan un papel importante para definir la autoestima.

Igualmente, esta autoestima se mantiene hasta los sesenta años aproximadamente, luego es muy usual que debido a las complicaciones propias de la edad disminuya.

Sin embargo, la infancia es el mejor momento para edificar una autoestima sana.

Allí es donde debe desbordarse la mayor atención, criando niños seguros, fuertes, valientes, pero sobre todo amados donde se respeten sus necesidades, intereses y sueños.

Los adultos con autoestima sana son niños que han sido criados valorando la vida, se les respetan sus sueños y se animan para que desarrollen sus talentos.

Algunos pilares de la autoestima…

Un reconocido autor estudioso del tema llamado Nathaniel Branden sugiere algunos elementos para promover en cada persona una autoestima sana.

Uno de estos pilares es asumir la vida desde un plano consciente, el vivir el aquí y ahora todas las situaciones tal cual como son, esto ayuda a pensar con mayor objetividad.

Y a partir de allí resolver las situaciones con una visión equilibrada.

Uno de los procesos que cada ser humano debe aprender a desarrollar es el autocuestionarse, para analizar cada situación.

A tal fin, la introspección es elemental, puesto que cada ser humano debe aprender a descubrirse y la clave es hacerse preguntas para hacernos conscientes de nuestras emociones y sentimientos.

Volviendo la mirada hacia los pilares de la autoestima, es importante trabajar en la aceptación así mismos. Esto implica que una vez que nos conocemos en profundidad, somos capaces de aprender a vivir con virtudes y defectos.

En pocas palabras, somos capaces de vivir con nuestras luces y sombras que hay presentes en la vida.

En oportunidades es muy importante revisar todo el camino recorrido vivido para valorarlo, apreciarlo, incluso agradecer si es necesario.

Por el contrario, si hay momentos que han sido fuertes con otras personas, es indispensable perdonar, puesto que esto es parte de una autoestima sana.

Una de las cosas que todo ser humano debe aprender a desarrollar es la empatía.

Por consiguiente, la empatía es la capacidad de ponernos en el lugar de otros para entender sus sentimientos y emociones.

Esta capacidad es indispensable en la medida que entendemos al otro para fortalecer más las relaciones interpersonales.

En búsqueda de una sana autoestima

En los mencionados pilares de la autoestima, otro de los ingredientes que no pueden faltan es la responsabilidad.

Esto implica que una vez que nos conocemos, nos aceptamos es indispensable asumir con responsabilidad lo que somos y debe generarse algunos cambios.

Pero todos estos procesos inician con la plena conciencia. Por otra parte, el siguiente paso para lograr una autoestima sana consiste en saber expresarnos.

Esto significa, que es indispensable expresar lo que sentimos, como lo sentimos, siempre y cuando se haga desde el respeto.

Es de suma importancia, aprender a decir que no, debido a que una persona con baja autoestima buscando la aceptación de otros es capaz de permitir muchas cosas que no son favorables.

Además de ello, una persona con baja autoestima siempre depende del qué dirán y por eso se cohíbe en muchas de sus actuaciones incluso de actuar, hablar y comportarse.

Indudablemente, una persona con autoestima sana siempre tiene metas, objetivos, sueños y siempre trabajará en favor de ellos.

En concordancia, el último paso es lograr ser una persona con integridad y coherencia, esto implica llevar nuestras palabras a la acción.

Tratar de llevar una vida sin perjuicios, sin etiquetas y respetando al otro ser humano de la misma manera en que quisiéramos ser respetados y tratados.

Indudablemente, cada persona es una historia diferente pero siempre es necesario mantener una autoestima sana para transitar en la cotidianidad sin perder el rumbo.

La familia Mirabal y su filantropía desde la empatía

La familia Mirabal conformada por Carolina Mirabal y Gustavo Mirabal Castro han trabajando en favor de las personas más vulnerables.

Para tales fines han apoyado a fundaciones para realizar actividades filantrópicas y de esta manera contribuir con otros. En palabras de Carolina Mirabal:

…siempre ha sido importante para nosotros ayudar a los más necesitados, en USA  pertenecimos a varias fundaciones, en España también colaboramos con iglesias y centros de atención a los niños abandonados…

Carolina Mirabal es una mamá que luego de asumir este rol, experimentó la empatía de muchas madres en el mundo.

Por tal motivo tanto ella como su esposo ha optado por marcar la diferencia y hacer mucho más por aquellos niños que lastimosamente no tiene una familia por distintas causas.

Justamente, Carolina Mirabal le preocupa la autoestima de los niños que viven en centros de atención, debido a la carencia de afecto, y las mismas necesidades.

En su pensar como madre, mujer y ciudadana del mundo le preocupa su autoestima, debido a que posiblemente sean adultos con temores, inseguridad y tristeza.

Igualmente, desde su entorno procura transmitir apoyo a sus compañeros de trabajo para emprender y empoderar.

No cabe duda, que cada ser humano es un mundo, desde cada vivencia, experiencias y actos que van edificando sus emociones y sentimientos.

Por último, la autoestima sana implica vivir con consciencia, trabajar en esos sentimientos, modificar creencias para ser mejores personas cada día.

Indudablemente, el sujeto puede superarse así mismo, si se lo propone desde la constancia y perseverancia.

Consultado en:

https://www.iepp.es/que-es-autoestima-tecnicas-para-mejorarla/

https://psicologiaymente.com/psicologia/aumentar-autoestima-dias

Para mayor información

https://mariacarolinachapellin.com/ 

https://mariacarolinamirabal.com/

https://mariacarolinachapellin.com/ecuestre/amazona-heroina-de-la-equitacion/