Portada » Mujeres destacadas » Día de las Madres

Día de las Madres

Las mujeres tienen una fecha al año para conmemorar la vida que crece en ellas, es decir el Día de las Madres.

Generosas, llenas de amor, ternura,  bondad y alegría, la mujer tiene consigo la oportunidad de traer vida al mundo.

La anatomía de la mujer tiene las condiciones para dar vida y luchar por ese motivo que llena sus corazones.

El acto de ser madre es uno de los más sublimes en el mundo, es la espera que dura nueve meses y trae cambios en la mujer.

Un nuevo miembro en la vida de una mujer hace que cambien las prioridades. La mujer desarrolla su inteligencia y más su instinto gracias a la maternidad.

Como ya es conocido no existen manuales para la crianza, sencillamente es un conocimiento que se va creando sobre la base de la experiencias.

Cada día de las madres es un recordatorio para honrar su esfuerzo, responsabilidad, entrega y dedicación ante la tarea de la crianza.

Algunos países celebran el día de las madres en diferentes fechas, pero el significado y valor es el mismo.

En la descripción de la biblia, menciona variadas historias que hacen referencia a las dificultades y sucesos que han vivido muchas mujeres convertidas en madres.

Es importante destacar, que la biblia ofrece gran variedad de recomendaciones y orientaciones que permiten reflexionar sobre la crianza y el carácter que debe revestir a toda madre.

En el presente artículo se desglosaran algunas madres ejemplos de la biblia que fueron fuertes y confiaron en Dios para favorecer a sus hijos.

Sara, una madre paciente

Una de las madres que más demostró confianza y fe en Dios fue Sara, la esposa de Abraham, ambos de avanzada edad.

Según la biblia, explica que luego de muchos años de espera y confianza en Dios, tuvieron un hijo llamado Isaac.

Igualmente, dada ya la vejez de Sara y Abraham, tuvieron sus dudas sobre su hijo, pero finalmente Dios les concedió su más anhelado sueño.

Agar una mujer que confío en Dios

Otro gran ejemplo de mujer convertida en madre fue Agar, aunque poco conocida su historia, es interesante.

Agar, era una mujer al servicio de Sara y Abraham. Sin embargo quedó embarazada de su patrón.

Sin embargo, Sara en virtud de los celos que generó  el que su esposo se convirtiera en padre de hijo fuera del matrimonio la ofendió y la obligó a irse.

Posteriormente, Dios la acompañó y guió para que retornara a donde Abraham.

Al respecto, Ismael el hijo entre Agar y Abraham era parte de las bendiciones y promesas concedidas al anciano.

Igualmente, Dios estuvo con Agar e Ismael una vez que escaparon al desierto y allí pasaron sed, y Dios les dio agua y pudo criar a su hijo allí.

Luego retornaron nuevamente y Dios les favoreció siempre.

Dos madres bendecidas Lea y Raquel

Esta es la historia de dos hermanas y Jacob. En una oportunidad Jacob fue a compartir con su tío Labán. Allí le fue presentada Raquel.

Jacob se enamoró perdidamente de Raquel al punto que se esforzó mucho trabajando para poder contraer nupcias con ella.

Pero el padre de ambas hermanas traicionó a Jacob, y le permitió casarse con Lea.

Esta pareja trajo varios hijos al mundo, sin embargo Lea se daba cuenta que no era tan amada por su marido.

En el caso de Raquel tardó mucho tiempo por dar a luz, hasta que finalmente Dios le concedió dos hijos José y Benjamín.

Es importante destacar que las mujeres que servían a Raquel y Lea le fueron dadas a Jacob y de allí también hubo gran cantidad de hijos.

Sin embargó Raquel murió dando a luz al menor, Benjamín.

A partir de los hijos de ambas hermanas se fundaron las doce tribus de Israel.

En este caso ambas hermanas aprendieron a convivir entre sus diferencias, y fueron grandes madres que confiaron en la voluntad de Dios.

Jocabed la madre que sacrificó su amor por la vida de su hijo

Eran tiempos complejos en la historia de Egipto, y había la orden de que se mataran a los niños varones recién nacidos hebreos.

Solo podían vivir las niñas que nacieran; esto para evitar que los hebreos fueran más que los egipcios.

Incluso todas las comadronas o parteras de la época estaban en la obligación de matar a los varones recién nacidos.

En concordancia, Jocabed  fue una mujer que dio a luz en esa época, y tuvo a la criatura en resguardo por varios meses.

Seguidamente, esta mujer preocupada por no poder ocultar más a su hijo, decidió preparar una canastilla de papirus y otros materiales para que no se fuera a hundir en el agua.

Luego colocó al niño, lo cubrió del frío, y lo llevó a la orilla del Río Nilo.

Miriam la hija de Jocabed observó cuidadosamente que la hija del faraón se estaba duchando en el Río Nilo.

Y esta princesa junto a sus servidoras agarraron la canastilla y salvaron a aquel niño.

De inmediato el niño despertó ternura en la princesa  y lo crió como su madre.

En la escena del río, Miriam salió y le ofreció a la princesa que si podía buscar alguna mujer para que lo ayudara a atender.

Así fue como Jocabed cuidó de un tiempo de su propio hijo, hasta que la princesa lo adoptó por completo.

Indudablemente Jocabed pensó primero en resguardar la vida de su hijo, y por eso lo entregó para que no corriera con la misma suerte de tantos niños varones que murieron en esa época.

Por lo tanto, Moisés el niño salvado de las aguas, después luchó por la liberación de su pueblo creciendo entre las riquezas primero y luego como un un siervo de Dios.

Ana una mujer que suplicó para ser madre

Ana y Penina compartían el mismo esposo, sin embargo Ana no podía tener hijos y siempre era víctima de las ofensas de Penina.

Por su parte, Ana confiaba en Dios y evitaba la confrontación; su esposo era un hombre que la comprendía y no le exigía hijos.

Pero Ana, anhelaba ser madre y por eso rogó a Dios con las siguientes palabras descritas en 1 Samuel 1:11

Oh Señor de los Ejércitos Celestiales, si miras mi dolor y contestas mi oración y me das un hijo, entonces te lo devolveré. Él será tuyo durante toda su vida, y como señal de que fue dedicado al Señor, nunca se le cortará el cabello…

Es así como en su clamor, Dios respondió a Ana, y le concedió un hijo al que cuidó y entregó.

La emoción de Ana por poder concebir fue muy grande, y al tiempo lo presentó a la iglesia y Ana le agradeció a Dios por ayudarla con su deseo.

Samuel fue el nombre de aquel niño, y también es un importante hombre en el antiguo testamento.

Madres modernas que son de admirar

Las madres de la actualidad, son grandes mujeres que se esfuerzan por un mundo mejor. Es así como son ejemplos de vida porque luchan por sus sueños.

En oportunidades les toca ser madres solteras, adoptar, pero crían lo mejor posible a sus hijos,  y se esfuerzan por darles una buena educación, hábitos y valores.

Madres como Carolina Mirabal cuentan con el apoyo de su esposo Gustavo Mirabal para construir una familia fuerte, trabajadora y unida.

Carolina Mirabal como madre es sensible, comprensiva, cariñosa y procura ayudar a sus hijos en cada decisión que toman.

Carolina Chapellín y su esposo Gustavo Mirabal e hijos
Carolina Chapellín y su esposo Gustavo Mirabal e hijos

Igualmente los impulsa a hacer mejores seres humanos, y está atenta de sus necesidades.

Por esa razón, Carolina Mirabal es una mujer empoderada que comprende a otras madres que al igual que ella buscan el bienestar de su familia.

Finalmente, en el Día de las Madres, el mundo hace una pausa para honrar a ese ser tan especial que es el sostén de muchos hogares y su labor es de 24 horas los 365 días al año.

Consultado en:

https://mundo.culturizando.com/la-historia-de-el-dia-de-la-madre/

https://www.bibliavida.com/cristianismo/las-10-madres-mas-extraordinarias-de-la-biblia.html

Para mayor información:

https://mariacarolinachapellin.com/ecuestre/amazona-heroina-de-la-equitacion/

https://mariacarolinachapellin.com/maria-carolina-chapellin/quien-es-maria-carolina-chapellin/

https://mariacarolinachapellin.com/maria-carolina-chapellin/maria-carolina-chapellin/