Portada » Arte y Cultura » La Divina Pastora

La Divina Pastora

La Divina Pastora

El 14 de enero es una fecha de gran relevancia para los larenses y para Venezuela en general. Así que los feligreses católicos celebran el Día de la Divina Pastora. Cabe resaltar, que la Divina Pastora es una de las vírgenes más veneradas del país.

La Divina Pastora tiene su transcendental centro de devoción en el Santuario de Santa Rosa ubicado en la parroquia Santa Rosa de Barquisimeto.

Cada 14 de enero se celebra una multitudinaria peregrinación mariana, que es considerada la tercera más grande a nivel mundial, y la segunda de América.

Cabe resaltar, que esta peregrinación es genuina y es que la imagen de la Virgen sale de su templo y recorre la ciudad de Barquisimeto. Así que son muchos los visitantes de todo el país que se dan cita en estos días de enero para rendir homenaje a la Virgencita.

A lo largo de esta entrega abordaremos lo relacionado a la Divina Pastora.

Origen de la Divina Pastora

Específicamente en el año 1703, el padre Fray Isidro de Sevilla Insigne predicador capuchino. Este gran devoto de la Virgen María es el primero en rendir homenaje a la advocación ” Divina Pastora de las almas”.

En la ciudad de Sevilla España, era rutina realizar el rezo de los rosarios. Así que este sacerdote vio una oportunidad potencial para catequizar en honor a la Virgen.

La veneración a la Divina Pastora se hizo famosa e incluso logro extenderse por todo el ámbito de la geografía española.

El sentido del título de Pastora es en  esencia misionero. Así como Jesús es el Buen Pastor que perennemente está pendiente de su rebaño.

También su Madre, María, asiste las ovejas de su hijo en cualquier lugar que se encuentren. Los miembros de la orden capuchina que concurrieron a América trasladaron consigo la nueva advocación. Esto formó parte de las enseñanzas catequéticas capuchinas entre los grupos indígenas.

La devoción fue popularizándose a diferentes zonas: entre ellas se extendió a la Isla Trinidad y a mediados del siglo XVIII. Además, la devoción fue llevada también a Colombia.

 

La Historia de la Divina Pastora en Venezuela

En el caso de Venezuela la fe por la Divina Pastora se remonta al año de 1736. Es precisamente en ese año cuando el párroco de Santa Rosa contrató a un afamado artista para que le creara una estatua de la Inmaculada Concepción.

Sin embargo, por una extraña confusión, en lugar de la Inmaculada, llegó al pueblo la imagen de la Divina Pastora. De manera lindante el párroco trato de devolverla, pero por mucho que lo intentó, no consiguieron levantar el cajón donde estaba situada la imagen.

Con este hecho tan misterioso la población descifró este extraño acontecimiento como una señal de que la Divina Pastora quería quedarse entre ellos.

Otro de los acontecimientos ocurridos fue el terremoto de 1812, el templo donde se veneraba la Divina Pastora fue destruido. Aunque su imagen quedó milagrosamente intacta. Este evento reforzó la creencia de los fieles de Santa Rosa de que la Virgen quería quedarse siempre entre ellos para resguardarlos.

Otro aspecto importante es que, para finales del año 1855, la mayoría de los habitantes de Caracas, Aragua y Carabobo, están enfrentando una fuerte peste de cólera. En tal sentido, se debatían entre la vida y la muerte. Esta bacteria que tenía su origen en la India lastimosamente termino con la vida de muchas personas

Debido a esto el padre Yépez, por inspiración de Dios, realiza una propuesta de levantar un monumento llamado La Cruz Salvadora en el sitio histórico de tierritas blancas, terminando esta obra el día 14 de enero de 1856.

Por cosas de la vida la imagen de la Divina Pastora es trasladada ese mismo día en procesión comenzando Santa Rosa concluyendo en Barquisimeto. Entre tanto una muchedumbre imploraba a Dios para que alejara la peste.

Un poco mas de historia

En el camino de la Virgen hacia la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción, fue donde se suscitó un hecho milagroso. Pues, una mujer moribunda y en su última morada se levantó de su lecho de muerte completamente sana.

Esta mujer salió a la calle a darle gracias a la Divina Pastora por el milagro, este hecho dio pie a que la gente recuperara su fe.

Una vez dentro de la iglesia, el padre ofreciendo su sermón a la congregación que se encontraba ese día. Así que levanto sus brazos hacia la cruz y hacia la Divina Pastora y pronuncio estas palabras

“Virgen santa Divina Pastora, por el bien y la salvación de este pueblo, te ofrezco mi vida y que sea yo, la última víctima del cólera”

De este modo, fue que pocos meses después el Padre Yépez falleció y asombrosamente, se acabó la peste. Sin duda alguna, esta situación es señal de un milagro de la Divina Pastora.

Esa salida de la Virgen desde Santa Rosa hasta Barquisimeto dio comienzo a una tradición que perdura hasta el día de hoy. Así que cada 14 de enero en Barquisimeto, estado Lara, Venezuela se congregan miles de personas para rendir homenaje a esta advocación.

Ya que esta procesión es una de las mayores congregaciones religiosas a nivel mundial, los feligreses acuden a Barquisimeto. De esta manera transitan más de siete kilómetros con la mayor fe y devoción a la espera de un milagro de la Divina Pastora de las Almas.

El dato

  • La advocación de Nuestra Señora del Carmen es la patrona principal de la ciudad de Barquisimeto, y no la Divina Pastora.
  • La imagen de la Divina Pastora no guarda un color fijo, a diferencia de otras advocaciones. Mensualmente se le cambia el vestido que puede ser estrenado o previamente utilizado.
  • El recorrido de la procesión de cada 14 de enero siempre es el mismo: Sale del pueblo de Santa Rosa, pasa por la Avenida Lara hasta la plaza Macario Yépez. De esta manera, continúa por la Avenida Morán y finaliza en la Avenida Venezuela, frente a la Catedral.
  • Antes de la inauguración de la Catedral de Barquisimeto, la procesión del 14 de enero llegaba a lo que hoy día es la parroquia San Francisco de Asís de Barquisimeto.

 

En síntesis

Finalmente, la Divina Pastora es un icono importante de la Iglesia católica en Venezuela y muy especialmente en el pueblo larense.

Carolina Mirabal y su esposo Gustavo Mirabal tuvieron la oportunidad de experimentar la fe en estas multitudinarias procesiones de la Divina Pastora.